Mi carrera en el Ultra Trail El Jarillo 50k

Cuando planifiqué #recorriendovenezuela en primera instancia el UltraTrail EL Jarillo 50k, no estaba en mis planes. Sin embargo, si falla el “Plan A” debemos tener el Plan B en orden. Y así sucedió, el cuarto desafío era el Ultra Race de Vargas que representaba la Cordillera de la Costa, pero por temas de organización no se pudo realizar este año y sin dudarlo seleccione El Jarillo de Retos Info como nuevo destino, primero porque pertenece a la región central y segundo porque el margen de tiempo para recuperarme y prepararme era de dos meses aproximadamente desde Paraguaná.

En esos dos meses quizás la preparación no fue extraordinaria, son tantos kilómetros este año que solo pienso <el trabajo esta hecho> eso sí, no se puede descuidar el fortalecimiento para evitar que alguna lesión se atraviese en el camino.

Era importante considerar que del calor de la zona más árida del país, pasaría a combatir el frío nuevamente ¡Mi Némesis!, y también enfrentar un interesante desnivel positivo y acumulado en comparación con correr a nivel del mar en la Península. El Jarillo, esta ubicado en el Estado Miranda a 1800 msnm y su temperatura promedio oscila en los 18° C.

Lo bueno de este destino, es que el viaje no sería tan agotador como lo fue el traslado a Gran Sabana, Mérida o Paraguaná. En tan solo 4 horas desde Valencia, llegamos a un pueblo alemán con una espectacular vista panorámica, agrícola, con un enorme potencial turístico e ideal para lo romántico.

Luego de almorzar, retirar el kit de corredor y hacer un corto paseo, nos instalamos en la cabaña alemana de 
 MEIN HAUSCHEN   ubicada arriba, arriba y más arriba del pueblo rodeada de pinos y flores. Ya instalados me dispuse a preparar todo lo que utilizaría en la carrera y esperar el tan ansiado amanecer del cuarto #desafío.


Cabaña Mein Hauschen


Bosque de Pinos

 3:59 am y ya estaba despierto, le ganaba al despertador nuevamente. Me aliste tranquilamente con mi sweter, franela, licra, buff, guantes y morral lobby. Desayune mi primer sándwich. Me despedí de mi eterna novia con un beso, un fuerte abrazo y una fotografía. Sabía que desde ese momento @pfmia estaría impaciente por verme llegar a la meta. Converse gratamente unos minutos con Rafael Scavo organizador de Gulima Ultra Trail, quien era mi vecino de cabaña y quien gentilmente me traslado en su camioneta hasta la salida.
Con Flor y Lisa
Con un impresionante amanecer rojizo llegamos al punto de partida, donde compartí con Lisa María, Flor Velásquez y otros tantos conocidos del mundo running. Luego de un corto congresillo técnico todos los corredores nos agrupamos en el corral de salida. El ambiente que se vivía no podía ser mejor, con un nivel competitivo de alto calibre. El frío decía presente.

Puntual a la 6:30 am se dió la largada y con un frenético ritmo salimos todos en búsqueda de conquistar la montaña. Los primeros 3 kilómetros se caracterizaron por un brutal ascenso, sobre una superficie de concreto y luego si nos adentramos en la montaña. Recuerdo haber conversado con Leonardo Celis sobre las primeras sensaciones y todo marchaba bien. Al llegar al punto más alto, vislumbramos el monumento icono a La Virgen del Carmen, una estatua de tantos metros. Luego de ese punto comenzó un descenso de 2k entre montaña y nuevamente concreto. Este tramo lo recorrí conversando sobre algunas experiencias, próximas competencias y expectativas de la carrera con David (Libre) de Santa Cruz de Aragua, en ese momento acordamos trabajar en equipo debido a la diferencia de categoría. Empero, a pocos kilómetros se quedo y no logramos cumplir lo antes planeado. 


Virgen del Carmen - El Jarillo, Edo. Miranda

Al transcurrir los primeros 6k con predominancia de concreto/asfalto, irrumpimos nuevamente en la montaña caracterizada por una meseta selvática, con un frio tolerable y mucho pantano. A la derecha una vista sin igual, los techos rojos propios de la región, los sembradíos y un cantar de pájaros que alimentan el espíritu. Al k9 (1 hora de carrera) el primer bocadillo y gatorade. Ese tramo lo recorrimos Leo Celis, la ganadora absoluta Tanya Pacheco y otros dos corredores que desconozco hasta el k16 donde en un desliz sobre el pantano caí y perdí el ritmo rápidamente. No paso nada, me levante ágilmente e intente recuperar el grupo sin escatimar esfuerzo.

En el K19 en 1h:54 llegó el momento de comer el segundo sándwich del día (jamón, queso amarillo y rikesa) para reponer energías mientras seguía corriendo. Si, ya me impacientaba seguir en esa meseta y acelere el paso hasta salir de ella y llegar al punto de control en el k22.

Recargue con agua bien fría mi camelback, me hidrate con dos termos más de agua y las chicas de la logística me informaron que solamente habían pasado 12 corredores aproximadamente, una sola mujer y que venía una parte de la ruta bastante exigente. Me reincorpore en la ruta sabiendo que iba muy bien física, mental y emocionalmente. En efecto, los próximos 5 kilómetros fueron de un bestial e interminable ascenso en asfalto, pasando el k25 exactamente en la entrada/salida de El Jarillo a las 2 horas 40 minutos aproximados de competencia. Llegue al Comando de la Guardia Nacional, donde me indicaron que debía seguir el ascenso por el Parque Nacional Macarao, seguía el asfalto y solo en la ruta. Kilómetro 28 y la superficie cambia nuevamente a tierra con diversidad de desnivel, (ascensos, planos y cortos descensos). Añoraba el valioso trabajo en equipo, pero no lograba alcanzar el grupo que había perdido en el k16.

Ya en el k32, escucho unos gritos pidiéndome ayuda, me detengo alerta y espero poder ver a la persona que clamaba en ese entonces. Era una mujer de tez morena, lo primero que me dice al llegar hasta mi: “tengo hambre, ayúdame, dame algo de comer, tengo mucha hambre. Soy Carolina Rivas la esposa de Juan Acosta”. Rápidamente, le dije que sacara una bolsa de mi morral lobby, donde había dos sándwich. Así que compartí mis provisiones con Carolina, su semblante en ese momento no era el mejor y en medio de la montaña no era sensato pensar en dejarla sola. Seguimos en movimiento mientras cada quien comía su tentempié. Ella me explicaba que era primera vez que le sucedía eso en una competencia. Cuando se sintió con las baterías recargadas, comenzamos con un excelso trabajo en equipo, para cuidar su 2 lugar en la general y yo intentar meterme en mi categoría. En los próximos 10k impuse el ritmo caminando en las subidas y corriendo en el plano y la bajaditas, cuidando que Carolina se recuperará totalmente de la pájara sufrida kilómetros antes. 

Con Carolina Rivas - 2° General Femenino 



Poco a poco, fue recuperando sus fuerzas y sobre todo el hambre, pero esta vez era hambre de ganar y para mi era una motivación extra para cumplir con la meta. En el k42 con 4h59 minutos pasamos por el Embalse Agua Fría, una majestuosa infraestructura digna de admirar. Allí mismo estaba el siguiente punto de control, liderado por Lago Baroni quien nos indico que venia nuevamente algunos ascensos importantes. Recargamos los termos, tome Kolita con Coca-Cola y en pocos minutos retomamos la ruta. Al equipo se le sumo un integrante más, un perro callejero quien nos seguía el ritmo de forma silente pero a la vez transmitía un sentimiento de motivación extra. Carolina estaba mejor y asumió el papel de motivadora, mueve los brazos, no te quedes, vamos que si puedes, no te rindas, no te voy a abandonar porque tú me ayudaste y lo repetía a cada rato. Ambos estábamos desgastados, ella con sus piernas adoloridas y yo con los pies maltratados por la sobrecarga de tantos impactos en una superficie tan dura como lo es el cemento; otra vez comenzaba la tortura del concreto y en el k45 le ofrezco la mitad del sándwich que quedaba, esto con el fin de reponer las energías necesarias para rematar los últimos kilómetros.

Kilometro 46, el director de la carrera Jhon Díaz, nos indica que debemos ascender por la misma vía en dirección a la Virgen. En ese momento habían transcurrido 5h35 y planeemos que podíamos terminar antes de cumplir las 6horas. Los siguientes dos k eran unos ascensos imposibles de correr. El k47 a ritmo de 13m y el k48 a 16m. Se esfumaron las 6 horas. Llegamos a la tan ansiada Virgen, nos hidratamos, nos dieron dos galletas, me comí una y la otra la compartí con nuestro compañero de equipo. El perro la degusto de forma increíble. Ya en ese punto, era casi imposible que alguien nos alcanzara, pero recuerdo que Carolina me dijo debemos evitar que nos maten en la raya. Se venían dos kilómetros de descenso entre la montaña y el concreto, en donde mantuvimos el ritmo constante hasta cruzar la meta como equipo en 6 horas 21 minutos y tantos segundos. Allí con cámara en mano estaba la mujer de mi vida, esperándome como siempre.

Había conquistado mi cuarto desafío. Un ultramaratón de altísima calidad en cuanto a organización, en una ruta épica con un desnivel positivo de 1700 m y un acumulado de 3400. Una experiencia deportiva-turística que me permite constatar una vez más que el trabajo en equipo genera grandes resultados. Gracias Carolina y Felicidades por tu Triunfo. Más allá de ser una gran atleta, eres una mejor persona y una mujer digna de admirar. Tu triunfo lo celebro como mío.

Esta vez logré un valioso y respetable cuarto lugar de categoría, considerando que 5 de los 10 primeros son Sub-Master. Felicitaciones a los ganadores y a todos los que lograron cruzar la meta.

Por ultimo, agradecerle a mis patrocinantes Biomercados, Tiendas 8 Miles e Interprinter y a mi Carabobo Runners por su apoyo incondicional. A Retos Info, a su director y a todo su Staff técnico, entre ellos Lago Baroni y Luis Alejandro Chávez por su tremenda labor en pro del éxito de este magno evento.

Definitivamente correr es de locos, pero nos hace libres. Nos vemos, en el quinto desafío #INDOMITCoche50k
#recorriendovenezuela #5destinos #5desafios
Daw

Sígueme en @pfdawson
¡Comenta y Comparte!

4 comentarios:

  1. Buen relato, te deja con ganas de leer más, como aficionado al trail disfruto plenamente de cada historia, de los detalles, del ambiente en que se desenvuelve la carrera. Me identifico con el trabajo en equipo en este tipo de carreras, es altamente motivador.

    ResponderEliminar
  2. escelente reseña, al terminar de leerla sólo provoca salir e inscribirse para la próxima edición. Un abrazo coach!

    ResponderEliminar
  3. Dawson super completa la bitacora, leerla es revivir toda tu experiencia, excelente relato, muy motivador y sin duda con unas ganas enormes de salir a correr y asumir esos retos tan maravillosos. Pronto me estrenare en esos mundos y nos veremos en el camino. Como siempre apoyando tu trabajo como profesional y persona. Que sigan los éxitos.

    ResponderEliminar
  4. No la habia podido leer y te habia comentado que deseaba hacerlo. Excelente relato y lo importante es resaltar el trabajo en equipo. Adelante que ahora te esperan muchos peldaños que subir.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a #PFDawson
Gracias por comentar.!